Los 5 cuidados para una espalda sana que debes tener en cuenta

espalda sana De acuerdo con Medlineplus, que es el servicio de información médica de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, existe un mito acerca de cómo cuidar la espalda.

 EL mito: éste consiste en que la persona que sufre de dolores de espalda debe evitar la actividad física y pasar todo el tiempo posible en reposo en cama.

 Lo cierto es que para tener una espalda sana hay que guardar reposo al principio, pero debemos hacer ejercicios de rehabilitación lo más pronto posible. Entre las recomendaciones que se deben tener en cuenta para cuidar la espalda, nos gustaría subrayar algunos consejos.

 1. Aplica hielo en el área en la que sientas dolor

 En los primeros momentos, se recomienda utilizar una compresa de hielo y aplicarla sobre la parte dolorida. Muchos problemas de espalda como distensión muscular o problemas con el disco de la columna pueden aliviarse si aplicamos frío sobre la zona durante las primeras 48 horas.

 2. Duerme en posición fetal

 Cuando tenemos cualquier tipo de dolor de espalda, una recomendación importante es dormir en posición fetal. Lo mismo vale también para cuando tenemos dolores lumbares. Esto te permitirá liberar tensión de las vértebras. Es aconsejable que introduzcas un cojín entre las piernas. Además, intenta no estirar una pierna durante la noche, sino tener ambas piernas encogidas.

 3. Suspende parte de la actividad física

 Hemos dicho anteriormente que cuando tenemos dolor de espalda, no hay que suspender la actividad física, pero sí hay que hacerlo durante los primeros días en que sentimos el dolor.

 Por ejemplo, debemos evitar hacer ejercicios en los que haya levantamiento de peso, o en los que haya que torcer la espalda, ya que sería una actividad demasiado brusca en estos momentos.

 Lo que no hay que hacer, sin embargo, es mantenerse totalmente en posición de reposo y no hacer ningún ejercicio en los días posteriores para recuperarnos, ya que eso provocaría un mayor entumecimiento.

 4. Toma analgésicos para calmar el dolor

 Si el dolor es muy fuerte, hay quien decide tomar analgésicos farmacéuticos como paracetamol o ibuprofeno. Sin embargo, existen también analgésicos naturales que podemos probar en su lugar.

 Por ejemplo, podemos utilizar aceite de menta y masajear la zona dolorida de la espalda. También podemos tomar corteza de sauce en infusión, lo que nos ayudará a calmar la sensación de dolor.

 5. Haz ejercicios de rehabilitación en los días posteriores

 Cuando hayamos calmado la sensación de dolor durante los primeros días, debemos seguir aplicando cuidados en nuestra espalda. Tanto para lograr su total recuperación como para fortalecerla y mejorar su flexibilidad después de unos días de reposo.

 Lo más recomendable es realizar ejercicios cardiovasculares suaves, como por ejemplo nadar o hacer bicicleta estática.

Con la ayuda de un buen fisioterapeuta, podremos realizar ejercicios de estiramiento y fortalecimiento abdominal para aliviar la tensión de nuestra espalda.

 Asimismo, iremos tomando medidas preventivas para combatir el dolor de espalda, como corrigiendo la postura, no contorsionarse cuando nos agachamos para recoger un objeto del suelo, o evitar permanecer en pie durante períodos demasiado largos.

 ¿Tienes dolor de espalda? ¿Qué otros consejos nos das para tener una espalda sana?

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.